Servicios

La terapia manual puede ayudarte a solucionar cualquier dolor o disfunción relacionada con el aparato neuro-músculo-esquelético. Entre ellas encontramos:

  • Dolores relacionados con la columna: cervical, torácica, lumbar, protusiones, hernias discales, mareos, latigazo cervical…
  • Dolor de cabeza y de la cara: cefaleas, migrañas, disfunciones craneomandibulares…
  • Problemas de hombro: tendinitis, problemas del manguito rotador, limitación de movilidad, hombro congelado, luxaciones…
  • Problemas de cadera: pinzamientos, artrosis, disminución de la movilidad…
  • Dolores relacionados con raíces nerviosas o nervios periféricos: ciática, túnel carpiano…
  • Codo de tenista o epicondilitis
  • Lesiones de rodilla: condropatía rotuliana, problemas de meniscos, tendinitis del tendón rotuliano, artrosis…
  • Esguinces, fracturas, tendinitis, bursitis.
  • Problemas musculares: contracturas, roturas musculares, contusiones
  • Fascitis plantar, lesiones en el tendón de Aquiles
  • Artrosis y artritis
  • Recuperación tras cirugías y lesiones deportivas

En todos estos problemas la terapia manual es de gran eficacia. La sesión de fisioterapia se complementa con la explicación a la persona sobre el origen de su problema, dando respuesta a las posibles dudas que tenga acerca de su dolor y/o disfunción. El objetivo es que tenga un papel activo tanto en el proceso de recuperación como para evitar que su problema vuelva a aparecer. La prescripción de ejercicios terapéuticos, actividad física, recomendaciones sobre su postura o estilo de vida pueden ser necesarios para dar solución a su motivo de consulta. A través de todas estas herramientas entre el terapeuta y el paciente ponen al organismo en la situación óptima para una pronta recuperación.