Dietas milagro

Una dieta milagro se caracteriza por ser altamente restrictiva, hipocalórica y prometer resultados de pérdida de peso rápidos. A lo largo del año podemos encontrarlas en revistas o internet con facilidad. Con la llegada del verano se incrementa su difusión y tal vez puedas estar pensando realizar alguna. O puede ser que las hayas experimentado en algún momento de tu vida.

ÉXITO Vs FRACASO

Si has perdido peso de manera rápida a través de alguna dieta restrictiva, quizás te sientas identificado con este dato. Y si estás pensando hacerla, igual te ayude a no empezar. El 95% de las dietas son un fracaso. Y ¿por qué? Porque se considera que una dieta ha sido un éxito cuando 5 años después mantienes la pérdida de peso que obtuviste con la dieta. Sumando, una recomposición corporal óptima, es decir, que bajaste peso perdiendo grasa y ganando músculo. Eso es salud. Y cualquier dieta debería ir enfocada a ganar salud no a perder peso de cualquier forma.

Para que 5 años después mantengas buenos resultados se necesita adherencia. La adherencia es imposible mantenerla bajo un plan restrictivo. Cualquier dieta hipocalórica y restrictiva, te hará perder peso inicialmente. Pasado un tiempo verás que no puedes mantenerla, empezarás a luchar contra el hambre, contra tu entorno hormonal, los antojos, las ganas de comer y más pronto que tarde acabarás dándote algún atracón de comida. Después vendrá el arrepentimiento, el sentimiento de culpa y un renovado propósito de volver a tu dieta restrictiva. El círculo se volverá a repetir incluso antes que la primera vez: restricción, atracón, arrepentimiento, culpabilidad. Repetirás el proceso varias veces y acabarás abandonando esa dieta milagro, volviendo a tus patrones de alimentación anteriores. Los mismos que te condujeron a no tener el peso que deseas.

Por tanto, la única dieta de éxito será la que genere adherencia a largo plazo y eso se llama estilo de vida. Una dieta restrictiva no es factible mantenerla durante años, un estilo de vida saludable sí.

CORTO PLAZO Vs LARGO PLAZO

La pérdida de peso, no debe ser exprés, buscando un resultado rápido, a corto plazo. Realiza varias dietas milagro mal formuladas con pérdidas de peso rápidas con su posterior ganancia de kilos, que estarás dañando tu metabolismo. Y si tu metabolismo se ve afectado tendrás propensión a engordar con facilidad, justo lo que buscabas…¿no?

Igual deberías cambiar la perspectiva para obtener buenos resultados a largo plazo. Integra un estilo de vida con:

  • Alimentación real basada en un alto consumo de verduras, frutas, proteína de calidad y grasas saludables.
  • Haz 3 comidas al día. Incluye el ayuno intermitente.
  • Haz ejercicio de fuerza y de alta intensidad. Muévete más en el día a día.
  • Ten un buen descanso nocturno en cuanto a calidad y número de horas.
  • Pasa más tiempo en la naturaleza. Toma el sol.
  • Reduce tu estrés. Busca momentos para meditar.

Eso sí se puede mantener en el tiempo, porque es lo que esperan tus genes y no daña tu metabolismo. Ese estilo de vida bien formulado, se puede replicar a largo plazo y genera adherencia. Se traducirá en mejora de tu perfil hormonal, en pérdida de grasa, ganancia de músculo, mayor vitalidad, energía y sí, también en pérdida de peso. De paso habrás ganado salud y calidad de vida.

Ah! Y mejora tu microbiota intestinal que está estrechamente relacionada con el peso y la salud. De eso, hablaremos en otro post.

De momento, para este verano te recomendamos: Olvídate de dietas milagro y empieza a construir tu estilo de vida saludable.